Cómo hacer una presentación efectiva

CARGANDO

M1 M2 M3 M4 MÓDULO 5

Cómo hacer una presentación efectiva - MÓDULO 5


MENÚ

  • ÍNDICE
  • GUÍA
  • MANUALES
  • BIBLIOGRAFÍA
  • VIDEOGRAFÍA
  • GLOSARIO
  • ¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?
  • GUÍA DE NAVEGACIÓN

5. PRESENTACIÓN AL PÚBLICO

En este módulo veremos los pasos previos a la presentación, justo antes de salir al escenario y qué hacer durante la presentación.

Una vez tengamos la presentación terminada, ya podemos presentarla al público. Estas son unas recomendaciones para que nuestra presentación sea un éxito y muy eficaz.

5.1. LOS PASOS PREVIOS A LA PRESENTACIÓN: EL ENSAYO

EL ENSAYO

La clave fundamental es el ensayo. Cuanto más ensayes la presentación mejor resultado tendremos.

Es normal tener cierto miedo a la hora de enfrentarnos a una presentación en público, pero este sentimiento se quita preparándola. Cuanto más miedo, más tienes que preparar la presentación. Cuanto más ensayes, menos preocupaciones.

Cuando ensayemos, tengamos en cuenta el tiempo que tenemos para hacer la presentación. Los tiempos de presentación dependen mucho de lo que contemos y sobre todo de cómo lo contemos. Por eso respetemos al espectador y démosle una actuación entretenida y que cubra las expectativas de conocimiento y sorpresa. Y que nunca sientan que están perdiendo su valioso tiempo. Cronometremos permanentemente toda la presentación hasta ajustar la cantinformación y la velocidad con la que la contamos.

Por ello es necesario ensayar en voz alta unas cuantas veces. Es recomendable no usar un papel donde tenemos todo el contenido escrito, podemos tener la tentación de aprenderlo de memoria y debemos interiorizar la charla.

No ensayemos delante de la pantalla del ordenador murmurando dentro de nosotros. Cuando lo hacemos, nuestro cerebro tiende a acortar las frases, eliminar palabras difíciles y saltarse ideas.

Simulemos la realidad de lo que vamos a encontrarnos el día de la presentación, de pie y en voz alta. Ahí descubriremos qué palabras y qué frases nos cuestan más hilar y pronunciar. Al entrenar la predisposición a elevar el tono de voz, nos costará más desinflarnos cuando estemos dando la charla. También practicar el volumen alto nos ayudará a mantener el tono y descubriremos si vamos muy rápido al controlar si nos ahogamos entre frase y frase (esa es la pista fundamental para bajar ritmo del discurso).

PRACTICA, PRACTICA Y PRACTICA

Ensayar de pie es bueno ya que no estaremos mirando la pantalla que nos distraerá más fácilmente.

De pie, podremos analizar mejor nuestra comunicación corporal y nos acostumbraremos al papel de ponente.

CÓMO ENSAYAR

No ensayemos por partes, sino que siempre daremos la charla completa. Si no lo hacemos así, no conseguiremos hacer un discurso que fluya con naturalidad y haremos una charla a trompicones.

Ensayar en nuestro despacho o en una sala pequeña no nos ayudará mucho a hacerlo bien, es mucho mejor si podemos ensayar en un espacio parecido a donde vamos a hacer el discurso.

Si podemos, ensayaremos con público, aunque sea solo una persona, (muchos ponentes dicen que es más difícil hacer una charla delante de una persona que de muchas) y si esas personas que nos acompañan en el ensayo hacen cosas inesperadas como toser o moverse, podremos entrenar el que estemos centrados y no perderemos el hilo de lo que estamos contando.

Ensayar la presentación sin la proyección es un ejercicio muy interesante para evitar que nos quedemos en blanco o demos parones. Este ejercicio es increíblemente práctico porque trabajaremos nuestra comunicación sin refugiarnos en la proyección.

Piensa que, cuando estemos presentando, lo haremos mejor todavía que en el vídeo. Los deportistas saben que en los entrenamientos siempre se dan peores resultados que en la competición.

Grabémonos en vídeo mientras ensayamos. Es una de las mejores herramientas que podemos utilizar y veremos que cada vez lo hacemos mejor.

5.2. ANTES DE SALIR A UN ESCENARIO

ANTES DE SALIR A UN ESCENARIO

Los nervios son nuestro enemigo antes de hablar en público, pero son fáciles de dominar si cumplimos estas recomendaciones:

A NIVEL FÍSICO

Respiramos 10 veces lentamente antes de salir a hacer nuestra presentación. Nuestro cerebro se tranquiliza cuando recibe más oxígeno. Cuando hagas la respiración física, sonríe al exhalar. Estamos engañando a nuestro cerebro, la mente no concibe estar nervioso y con miedo cuando entra oxígeno y los músculos de la cara están sonriendo, ya que los músculos envían un mensaje de 'estamos contentos'. Esto lo haremos 10 veces como mínimo.

A NIVEL EMOCIONAL

La lucha más fuerte no es con nuestro público, es con nuestro cerebro. Hablémonos de manera positiva, con mensajes automotivacionales, es normal que nuestro cerebro nos envíe mensajes de no podemos, lo haremos mal. Es la razón por la que nos tenemos que motivar llevando la contraria a estos mensajes, la neurolingüística funciona cuando nos hablamos a nosotros mismos con mensajes positivos del tipo 'podemos hacerlo'.

5.3. HABLAR EN PÚBLICO

MIRA AL PÚBLICO

Mirar al público que nos está viendo da un efecto positivo en la atención que recibimos de la audiencia. Un error muy común que denota inseguridad, falta de preparación y corta la comunicación con nuestro público es la de mirar permanentemente la proyección y ya mucho peor la de leer los textos proyectados. Debemos tener al público siempre atendiéndonos a nosotros. Una presentación es un apoyo visual y debemos tener en cuenta que el centro del conocimiento somos nosotros mismos y no la proyección. Nadie asiste a una presentación para ver lo que proyectamos, sino para vernos a nosotros y a conocer lo que queremos comunicar. Por eso mirar al público es fundamental para mantener con ellos la comunicación y la implicación en lo que estamos presentando.

ENTUSIASMA Y EMOCIONA

Reflejemos entusiasmo y emoción: debemos conectar con nuestro público y el entusiasmo funciona. La transmisión de emociones en una presentación es básica ya que entramos directamente en el sistema límbico del cerebro de los oyentes , produce un efecto de atención y favorece la toma de decisiones, aunque debemos tener sentido común y no sobreactuar. Como siempre, depende de lo bien que conozcamos a nuestro público. Las presentaciones son efímeras, las emociones perduran.

COMUNICA CON TU CUERPO

El lenguaje corporal nos sirve para dirigir y controlar a nuestros espectadores. Debemos usar la mirada y las manos de manera adecuada. Miremos al público a los ojos y señalemos la pantalla cuando necesitemos que miren a la misma, pero luego volvamos al centro, que somos nosotros poniendo las dos manos en forma de embudo hacia nosotros.
Los pies también forman parte del lenguaje corporal. No nos quedemos con los dos pies juntos en paralelo, avanza el derecho o el izquierdo, el que nos haga sentir mejor, esto nos dará una sensación de seguridad. Movámonos por el escenario dentro de unos límites de 4 metros cuadrados, más o menos. Aunque debemos estar abiertos a la improvisación, como si queremos bajarnos del escenario para llamar la atención y diferenciarnos de otros ponentes.
Debemos proyectar la voz desde nuestros pulmones, no gritemos y vocalicemos las palabras a una velocidad que el público pueda entender bien el mensaje.

CERRAR